¿Por qué ortodoncia?

El objetivo del tratamiento ortodóntico es una sonrisa hermosa y una buena mordida, es decir: dientes derechos que se superpongan bien con los dientes de la mandíbula contraria y se vean geniales. Una buena mordida le facilita morder, masticar y hablar. Muchas personas encuentran que una sonrisa hermosa contribuye a la autoestima, la seguridad y que lleva hacia un avance profesional. Vivimos en un mundo competitivo y una gran sonrisa puede darle la ventaja.

El tratamiento ortodóntico a menudo es parte de un plan integral de atención dental. Con una buena atención, que incluya un tratamiento ortodóntico cuando sea necesario, los dientes pueden durar toda la vida.

El tratamiento en niños o adolescentes que aún están en crecimiento puede arrojar resultados que pueden no ser posibles una vez que la cara y las mandíbulas han dejado de crecer.

La ortodoncia es una inversión inteligente

Una mordida sana y una sonrisa atractiva son tan importantes a los 60 como a los 16. Aún cuando los adultos ya no están en crecimiento, de todos modos pueden disfrutar los beneficios de un tratamiento ortodóntico. Su edad no es un factor por considerar para un tratamiento ortodóntico. Los dientes saludables se pueden mover a cualquier edad.

El tratamiento ortodóntico es una inversión inteligente en su familia, su sonrisa y en su salud dental, física y emocional

Todos merecemos dientes derechos y una sonrisa hermosa

Cuándo ver a un ortodoncista

Si reconoce alguna de estas señales o problemas en su hijo o en usted mismo, puede que sea tiempo de programar una consulta con un ortodoncista.

  • - Usted desea una sonrisa hermosa
  • - Siente que una gran sonrisa mejorará su autoestima y seguridad
  • - Desea lo mejor para su familia
  • - Pérdida temprana o tardía de los dientes de leche
  • - Dificultad para masticar o morder
  • - Respirar por la boca
  • - Chuparse el pulgar o los dedos, u otros hábitos orales
  • - Dientes apiñados, mal puestos o bloqueados
  • - Mandíbulas que se desplazan, hacen ruidos, sobresalen o son recesivas
  • - Dificultad para hablar
  • - Morder la mejilla o morder el paladar
  • - dientes salidos
  • - Dientes que se encuentran de manera anormal o no se encuentran en absoluto
  • - Desequilibrio o asimetría facial (características fuera de proporción respecto del resto de la cara)
  • - Chirrido o contracción de los dientes
  • - Incapacidad de cerrar cómodamente los labios

Hoy en día hay diversos “aparatos” ortopédicos, gracias a la investigación continua en el campo de la ortodoncia. Dentro de las opciones se incluyen: frenillos metálicos tradicionales, frenillos del color del diente, frenillos que van por detrás de los dientes, alineadores transparentes y otros dispositivos, según sea adecuado. Consulte con su ortodoncista acerca de la mejor manera de lograr sus objetivos de tratamiento.

Cómodos y eficaces, los aparatos ortodónticos de hoy también contribuyen a un resultado estable y duradero.

Aunque los aparatos usados en el tratamiento ortodóntico han avanzado muchísimo desde que la ortodoncia se convirtió en la primera especialidad de la odontología en 1900, lo que perdura es el deseo de los ortodoncistas por ayudarlo a obtener la mordida más saludable posible.

Si se ha recomendado cirugía